La ciudad imaginaria de Alejandro Lamas

fotoLamasExposición de fotografía en la Escuela de Fotografía Ultravioleta, en C/ Cabanilles, 21 de Madrid (tel. 91.221.11.30 y 692.219.437), hasta el 8 de julio.

La muestra la componen 20 imágenes en blanco y negro de Madrid y de Rosario (Argentina). Son trozos de dos ciudades que buscan ser las piezas de un mismo rompecabezas para construir una única metrópoli. “No es ni Madrid ni Rosario, intento generar una ciudad nueva, mi ciudad, que no es identificable y que tiene que ver con visiones personales y fantasmas propios“, dice Alejandro Lamas.

En el conjunto de 20 imágenes que componen la exposición ‘La otra ciudad’ hay muy pocas que sean fácilmente identificables como pertenecientes a una realidad o a otra. Y la sensación que transmiten es que todas podrían encajar en cualquier sitio del mundo.

Hay carreteras, reflejos de edificios en los charcos que se quedan en el suelo tras un día de lluvia, carteles de cine, señales de tráfico y alcantarillas. Y casi no hay gente. “La gente que hay, se está yendo. Sólo existen las huellas de la gente”. Y por eso, las pocas fotos donde hay personas las retratan de espaldas, o por la mitad, moviéndose, caminando hacia alguna parte, o simplemente sus sombras. “Hay algunos signos de que se trata de una ciudad habitada, pero en general la idea es que exista una perspectiva general, sin gente“, cuenta el fotógrafo argentino.

La exposición recoge imágenes de una cotidianeidad que se escapa a la mirada común. Sus fotos parecen estar siempre incompletas, partidas por la mitad. Como si a las de Madrid les faltara un trocito de Rosario y viceversa. “Mi ciudad es esa que esta en las fotos, la que no puedo reunir nunca. Me voy a Rosario y la otra ciudad es Madrid. Estoy en Madrid y la otra ciudad es Rosario”, explica Lamas.

Alejandro Lamas vive en Madrid desde hace 20 años y la idea de un trabajo sobre las dos ciudades de su vida surgió mirando trabajos antiguos y otros más recientes. “Me di cuenta de que las dos tenían puntos de contacto y de que, juntas, formaban mi ciudad“.

Las fotos que componen la exposición están todas en blanco y negro, una opción que ayuda a minimizar los contrastes y a uniformizar las imágenes. “El blanco y negro trabaja la irrealidad. No podría hacer este mismo trabajo en color porque cada ciudad tiene el suyo y no conseguiría unificarlas”. Y de ese esfuerzo nace una especie de ciudad imaginaria, que ahora cuelga de las paredes de la escuela Ultravioleta hasta el 8 de julio.

http://www.elmundo.es/albumes/2009/06/26/otra_ciudad/index.html

Fuente: www.elmundo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: